Re-Aprende a Correr (3): Correr descalzo



Los ejercicios de los pasos 1 y 2 (caminar, sentadillas y saltar) deberían haber mejorado tu postura y haberte ayudado a sentir el ritmo natural del cuerpo. Estas actividades re-conectarán tus pies con tu cerebro y el resto del cuerpo - estarás utilizando el feedback sensorial que te proporcionan las plantas de los pies para moverte de forma más segura y eficiente en todo lo que hagas. 


Una vez te sientas cómodo caminando, haciendo sentadillas y saltando descalzo, ya puedes iniciarte en el barefoot running.


Si has completado los pasos previos de la forma apropiada, no deberías toparte con ningún problema conforme progresas hacia el barefoot running. De todas formas, sigue siendo una forma nueva de moverse para ti, por lo que debes ir poco a poco; si estás acostumbrado a correr 10 km con zapatillas de correr tradicionales, no esperes correr la misma distancia con zapatillas minimalistas (o descalzo). 


¿Cómo correr?

Hay muchas cosas a tener presente cuando empiezas a correr con calzado minimalista o descalzo por primera vez, pero que son igualmente aplicables e importantes si utilizas zapatillas convencionales de correr. Los siguientes puntos, te ayudarán: 

  • Postura
  • Rebotes rítmicos y zancadas pequeñas
  • Cuerpo relajado

Postura

Tu postura es, sin lugar a dudas, la parte más importante cuando corres. Al correr, mantén tu cabeza y pecho elevados, y relájate lo máximo posible; todo tu tren superior debe estar erguido, pero no tenso. Concéntrate en aterrizar en la parte media-frontal del pie (metatarsos). Si llevas unas zapatillas minimalistas (sin suela gruesa que amortigüe), seguramente no estarás contactando con el suelo con el talón (¡a tus pies y a tu cerebro no les gusta!), pero debes asegurarte que no  aterrizas sobre la parte externa del pie o demasiado cerca de los dedos (de puntillas). 


Si te cuesta, recuerda la conexión que hiciste con la parte media-anterior del pie cuando aprendías a caminar, hacer sentadillas y saltar descalzo. Cuando tu postura al correr es la correcta, tus pies deberían sentir que están aterrizando directamente bajo tu cuerpo, y no por delante de ti. 

Ritmo

Para enseñar la cadencia correcta de estos rebotes rítmicos, los pies seguramente deberán contactar con el suelo con mayor frecuencia de lo que estás acostumbrado. De todas formas, ya que no necesariamente significa que vayas a correr más rápido, implica que debes dar pasos más cortos. Puede llevarte algunas semanas llegar a alcanzar este ritmo, pero en algún momento llegarás a correr a 180 bpm.

Relajación

La mayor parte de nuestro cuerpo debería estar relajado la mayor parte del tiempo cuando corremos. Un cuerpo relajado es más rítmico y utiliza mucha menos energía mientras corre. Escucha el sonido de tus pies cuando contactan con el suelo. ¡unos pies relajados son pies silenciosos! Si encuentras difícil eliminar tensión, céntrate en partes concretas de tu cuerpo (las manos son un buen punto de partida). Contare los músculos durante cinco segundos y luego relájalos completamente. Esta técnica de contracción-relajación es una manera excelente de desarrollar la conciencia en la diferencia entre tener músculos tensos y relajados. 


Una técnica habilidosa y completamente relajada es la señal de dominio de cualquier deporte, así que ten paciencia en este último punto - llevará tiempo y práctica.