Re-Aprender a Correr (1A): Caminar descalzo



¿Recuerdas cuándo fue la última vez que caminaste descalzo?

A causa de la sobreprotección excesiva de nuestros pies, nuestros cerebros han aprendido a interpretar la mayor parte del feedback de aquellos como una señal de "trátame con cuidado". Para poder empezar a usar los pies de forma efectiva, nuestro cerebro debe "re-conectar" con ellos y aprender a leer esas sensaciones como una información útil en lugar de verlas como una amenaza potencial. 

El objetivo de este primer estadio de entrenamiento es que te sientas relajado y con confianza cuando camines descalzo por diferentes superficies, tanto naturales (hierba, tierra y barro) como artificiales (cemento, baldosas,...). 

Cuando tus pies y cerebro empiecen a comunicarse apropiadamente sobre la nueva información sensorial que reciben, tu movimientos sobre estos terrenos serán más seguros, confiados y eficientes. 


¿Cómo caminar descalzo?

En teoría, puedes aprender a caminar "descalzo" sobre cualquier tipo de calzado, pero harás el proceso mucho más fácil para ti si utilizas zapatillas minimalistas o lo haces descalzo. Nuestro cuerpo es extraordinariamente adaptable; ten en mente estos cuatro puntos y estarás caminando "descalzo" en un breve espacio de tiempo.  


Caminar con una postura correcta

  • Tu peso debería moverse desde el talón hasta el dedo gordo del pie, de una forma suave y fluída.
  • Haz las zancadas más cortas de lo habitual - esto ayudará a mantener tu cuerpo en su alineación óptima para una locomoción eficiente.
  • Intenta no mirar hacia abajo; de hecho, tu mirada debería dirigirse un poco más arriba del horizonte y avanzar "desde el pecho" (en lugar de desde la cabeza).
  • Mantén el paso relajado, equilibrado y simétrico. 

Vídeo:  Cómo caminar descalzo con una postura correcta