Re-aprendiendo a correr: paso a paso



Entonces, ¿ahora qué? Aún pensando que el correr descalzo está en nuestra sangre, esto no quiere decir que lo harás correctamente desde el primer momento en que te quites las zapatillas y salgas a correr.  


Si has estado llevando un calzado "sobre-protector" toda tu vida, los músculos necesarios para correr descalzo estará débiles, y tu postura no será la adecuada. Hay que hacer algo de trabajo primero.

Aquí te presentamos un sistema de entrenamiento que utiliza una progresión física y mental para ayudar a los corredores a hacer la transición desde el calzado convencional al minimalismo o descalzo:

  • Como cualquier sistema natural, el cerebro humano construye patrones complejos juntando patrones simples. Esto puede verse en la forma en qie los niños pequeños progresan de movimientos simples a otros más complejos; esto es desde arrastrarse  a gatear, sentarse, ponerse de pie, caminar y correr.
  • Conoces el dicho "debes aprender a andar antes que correr". Y no puede ser más cierto. Si nuestro cerebro no aprende estos patrones básicos de movimiento, en el orden correcto y hasta el nivel adecuado de competencia, nuestro potencial de rendimiento en un futuro se verá comprometido - para un corredor esto significa un bajo rendimiento o una posible lesión.
  • Este sistema de entrenamiento tiene tres fases de movimiento diferenciadas: caminar / agacharse, saltar y correr. Para poder alcanzar el máximo potencial de tu vida descalzo, debes perfeccionar cada habilidad antes de pasar a la siguiente.

El Mantra del buen corredor


Mientras re-aprendas el arte del movimiento, este mantra te ayudará a seguir el camino, ser eficiente y evitar lesiones:

Postura. Ritmo. Relajación.


Entraremos en más detalles en los próximos apartados, pero una postura correcta, la conciencia del ritmo y un estilo relajado permitirá a tu cuerpo obtener el feeback sensorial que necesita para moverse con eficiencia y seguridad - como ocurre en la naturaleza. 

Este mantra es aplicable independientemente de lo que lleves puesto en los pies: zapatillas convencionales de correr, calzado minimalista o ¡simplemente nada!